Almonacid del Marquesado y su Endiablada | TRADICIÓN

Fotografías: Salgado Alban-Mli.


En el mes de febrero, el pueblo de Almonacid del Marquesado celebra la Endiablada, una de las traiciones más antiguas de España.

  • 1 de febrero, inicia la fiesta y lo primero es pedir permiso a la autoridad.
  • 2 de febrero, es el día de Virgen Candelaria y se reúnen los diablos para dar vueltas por el pueblo.
  • 3 de febrero, vuelven a recorrer el pueblo y van casa por casa por ofrendas, antes de sacar a su patrón  San Blas para continuar con la procesión.
  • 4 de febrero, las danzantes recorren el pueblo con sus tradicionales “paloteos”.

La Endiablada se ha trasmitido de padres a hijos durante muchas generaciones, solo pueden formar parte de ella los propios habitantes del pueblo.

Según narra la leyenda, un pastor de Almonacid encontró enterrada la imagen de San Blas. Enterados los habitantes de Puebla de Almenara reclamaron para sí la imagen del santo, surgiendo una disputa por la posesión del mismo.

Los del vecino pueblo intentaron llevarlo con unos lustrosos bueyes, los cuales fueron incapaces de mover la imagen; los de Almonacid, que sólo habían llevado unas escuálidas mulillas, se maravillaron cuando éstas trotaron hacia el pueblo, interpretándose como un hecho milagroso, además de atribuir al santo la voluntad de quedarse en este pueblo.

Como había sido descubierto por pastores, éstos, en su alegría, comenzaron a hacer sonar los cencerros de sus ganados, dando así comienzo la Endiablada. Los pastores lavaron la imagen, que estaba cubierta de tierra, con aguardiente, único líquido que tenían a mano, hecho que se recuerda cada año en el lavatorio del santo el día 2 de febrero por la tarde.

Deja un comentario