MANIFESTACIÓN POR LOS DERECHOS DE LOS MIGRANTES Y REFUGIADOS

“Ningún ser humano es ilegal” y “Migrar para vivir, no para morir”.

Texto: Patricia Iglesias/Fotos: Mauricio Vinueza.

 

El 18 de diciembre y con motivo del día internacional del migrante, como cada año, varias plataformas y ciudadanos salen a las calles de Madrid para reivindicar los derechos de los migrantes y refugiados. Más de un centenar de personas recorrieron las calles desde Atocha hasta el Ministerio de Asuntos Exteriores bajo el lema “Ningún ser humano es ilegal” y “Migrar para vivir, no para morir”. En la manifestación se podían apreciar personas de todas las nacionalidades que portaban carteles con mensajes como “Ni guerras, ni fronteras” y “Papeles por derecho”. Asimismo se podían ver varias banderas del pueblo Saharahui.

Pepa Torres, portavoz de la organización, comenta que todos los años salen para reivindicar estos derechos y añade: “Este año lo que hemos hecho es sumar fuerzas, porque lo queremos es denunciar la violencia, el terror, las guerras, la venta de armas, la libre circulación de personas, el derecho de las personas a migrar y también a no migrar”. En declaraciones para MLI, insiste en que lo que se reivindica es otra política europea de fronteras, de exteriores y económicas, que no obliguen a quien no quiere, a migrar.

Por otro lado, también rechazan el Frontex (Agencia Europea para la Gestión de la Cooperación operativa en las Fronteras Exteriores de las Estados Miembros de la Unión). Se defiende, sobre todo, la existencia de un dispositivo de rescate y salvamento, porque según asegura Pepa, “Creemos que primero tienen que ser las personas”. Exigen también una política de integración para los desplazados y refugiados que ya están en la Unión Europea. “Papeles para todos o todos sin papeles” fue otro mensaje que se podía escuchar en la multitud, en repulsa a la política de fronteras y de inmigración vigente.

La marcha finalizó frente a la puerta del Ministerio de Asuntos Exteriores, donde se continuó la protesta al ritmo de batucada. Se exigía también el cierre de los CETI’s (Centros de Estancia Temporal de Inmigrantes) y CIE’s (Centros de Internamiento de Extranjeros), en los que se encierra a los inmigrantes indocumentados en condiciones de insalubridad, según se explicó públicamente después de leer el manifiesto. En el mes de diciembre de 2011 una inmigrante congoleña murió en el CIE de Aluche (Madrid), tras 40 días encerrada y por falta de atención médica, ya que, siempre que reclamó la atención de un médico, se le negó hasta horas antes de su muerte por meningitis. En las instalaciones de este centro permanecen hasta 280 personas en celdas, que permanecen allí un máximo de 2 meses, hasta ser deportados a su país de origen.

VER MÁS FOTOS…

 

 

Deja un comentario