DESPUÉS DE ALLENDE

Al cumplirse los 40 años del golpe de Estado en Chile,  la capital española celebró el aniversario de una de las grandes figuras representativas de la historia democrática y política del país sudamericano. 

El pasado 11 de septiembre, el recuerdo de Allende permanecía intacto en la mente de los asistentes al evento, más de un centenar de chilenos se aglutinaron en el Ateneo de Madrid,  con la intención de rendir un gran  homenaje al ex–presidente.

Varios representantes de instituciones chilenas y españolas, se incorporaron a este acto, donde aparte de recordar cada párrafo de los que pronuncio por última vez el presidente, también se hizo espacio para la cultura, donde el joven cantautor Patricio Vergara, entono letras rasgadas y musicalizadas, que reflejan la valentía y la admiración a la gran mujer que aparece en sus letras “Violeta Parra”  y el recuerdo a personajes ilustres hizo que los cimientos del Ateneo retumbaran con los aplausos que se llevaron cada uno de los nombrados, más de ocho personajes, como: Marcelino Camacho, Francisco Tomas y Valiente,  José Luis Sampedro, y otros.

Entre los asistente al acto se contó con la presencia de Cayo Lara (Coordinador de Izquierda Unida), Jesús Calderas (político socialista español), Carlos Berzosa (Ex – rector de la Universidad Complutense), entre otras personalidades de instituciones y asociaciones chilenas, quienes quisieron unirse al homenaje. 

En las intervenciones se vivieron momentos muy emotivos, como los pronunciados por el presentador José Manuel Martin, al recordar las últimas palabras de Allende en la radio Corporación y radio Magallanes. 

Extraemos un párrafo de las últimas palabras que nombro el médico, siendo alrededor de las 09:10 A.M en Radio Magallanes, pronunciaba el que sería su último discurso presidencial. 

“Trabajadores de mi Patria, tengo fe en Chile y su destino. Superarán otros hombres este momento gris y amargo donde la traición pretende imponerse. Sigan ustedes sabiendo, que mucho más temprano que tarde, de nuevo se abrirá las grandes alamedas por donde pase el hombre libre, para construir una sociedad mejor. ¡Viva Chile! ¡Viva el pueblo! ¡Vivan los trabajadores!, Estas son mis últimas palabras y tengo la certeza de que mi sacrificio no será en vano, tengo la certeza de que, por lo menos, será una lección moral que castigará la felonía, la cobardía y la traición”. 

El sociólogo Marco Roitman, fue el encargado de cerrar este acto, y apelo a recordar “Ni perdón, ni olvido. Memoria”.

Y como colofón no podía faltar el himno de Salvador Allende “Venceremos”, todos los asistentes en pie, corearon este canto a la libertad y la esperanza.

texto:Sandra Negron/fotos:Salgado Alban.

VER MAS FOTOS..

Deja un comentario