¡DEVOLVEDNOS LAS TIERRAS ROBADAS!

Es la causa por la que Amnistía Internacional se concentró el primer domingo del mes con numerosas personas. 

 
 
Reclaman la devolución de tierras a los campesinos colombianos, desplazados y echados de sus tierras a consecuencia del conflicto armado en Colombia. El acto se celebró en el huerto comunitario del barrio Lavapiés, en Madrid, donde se procedió a la plantación de semillas de perejil en recipientes de plástico y a la lectura del manifiesto. Los encargados de amenizar y dar un toque musical al momento fueron Libia y Rolán, que interpretaron en directo, con su guitarra, canciones en honor a los desplazados por el conflicto.
 
Una de las canciones interpretadas por el dúo musical fue “A desalambrar” y para terminar, la conocida “Yo me llamo Cumbia”, con la que acompañaron los allí presentes al ritmo de las palmas. El encargado de la lectura del manifiesto fue Iván Forero, exiliado colombiano durante 16 años y voluntario de Amnistía Internacional, con la que colabora en varios actos. En declaraciones de Iván Forero para MLI comenta que “Lo que hacemos aquí es denunciar que el desplazamiento forzado en si mismo y el despojo de las tierras es una grave violación de los derechos humanos, y por otra parte exigirle al gobierno colombiano que garantice la seguridad de las personas que quieran volver a su tierra. Han habido más de 150 asesinatos en los últimos tres años de personas que se están planteando volver a sus tierras. Amnistía Internacional denuncia y visibiliza lo que está ocurriendo en ese sentido”. 
 
Forero, explicó más en profundidad los detalles de lo que está sucediendo, y aclara que el debate se encuentra en lo que esta pasando con las aspiraciones que tienen los más de siete millones de campesinos colombianos para volver a sus tierras, para lo cual el gobierno ha promulgado la Ley 1448 de víctimas y restitución de tierras. La causa del conflicto colombiano tiene que ver con la propiedad, con la expropiación que han vivido los campesinos, todo ello fruto de la violencia. Los afectados son comunidades indígenas, afrodescendientes y campesinos. Son más de 12 millones de hectáreas que se les han robado a los campesinos y que han quedado en manos de empresas transnacionales o de pequeñas oligarquías aliadas de narcotraficantes en muchas de las regiones del país. Por tanto, lo que se reclama no es solamente la devolución de tierras y la garantía de seguridad al volver a las mismas, sino la garantía de que las personas que vuelven, puedan seguir viviendo de sus cultivos, porque se están haciendo plantaciones de palma aceitera, que perjudica el correcto desarrollo del resto de cultivos.
 
Durante el acto se recogieron firmas en favor de la causa, que según explica Alberto, voluntario de Amnistía, a MLI “Se entregarán directamente al presidente colombiano Juan Manuel Santos, al Ministerio de Asuntos Exteriores español y al Ministerio de Economía”.
Así mismo las plantaciones que se hicieron, se fueron ubicando dentro de un mapa de Colombia con sus característicos colores, que se encontraba en el suelo del recinto, y por el que se esparció tierra, en símbolo de la devolución de tierras a personas en Colombia que la necesitan para vivir. 
 
texto:Patricia Iglesias/fotos:Mauricio Vinueza.

VER MÁS FOTOS…..

 
 

Deja un comentario