ECUADOR SOLIDARIO

A la llegada al centro de acopio de donaciones de este cantón, el convoy de 14 vehículos fue recibido entre aplausos y alegría de la población.

Texto:Stefania Lema-fotos: Saúl Ortega/ Mli-Ecuador.

 

Tras el terremoto de magnitud 7,8 en la escala de Richter, vivido en Ecuador el sábado 16 de abril, la ayuda tanto interna como externa no se ha hecho esperar. Un ejemplo ha sido el municipio de Cayambe, que junto a su alcalde en un convoy formado por 14 vehículos, llevaron las donaciones recolectadas a las zonas costeras más afectadas por el seísmo.

Guillermo Churuchumbi, alcalde de Cayambe, lideraba el convoy  de vehículos, que partió sobre las 2 de la madrugada. Después de que voluntarios, en colaboración con la policía municipal, cargaran en los camiones, camionetas y volquetas, los kits de supervivencia y demás donaciones. Resultado de los dos radio-maratones llevados a cabo por el municipio.

Los efectos del terremoto también se dejaron ver en las carreteras, que se encontraban cuarteadas, e incluso muchas partes inhabilitadas, obligando a usar un mismo carril para ambos sentidos. Esto, unido al mal estado en que ya estaban por los deslaves ocurridos, efectos de las continuas lluvias, obligó a seguir una ruta distinta y más larga. A lo largo de las 12 horas de viaje se mantuvo la seguridad, gracias a la custodia policial, lo que evitó saqueos y robos como había ocurrido con otros camiones de donaciones.

Cada kit de supervivencia estaba compuesto por alimentos no perecibles, y racionados para 5 personas durante 5 días. Se entregaba a su vez un paquete de papel higiénico, y un bulto de ropa. En cada vehículo había un aproximado de 120 kits, apreciándose de esta manera la voluntad y solidaridad del pueblo ecuatoriano, pues se volcaron con las donaciones.

Cerca ya del destino, Portoviejo, se empezaba a palpar el ambiente de desesperación y falta de víveres básicos en la población. A ambos lados de la carretera había pequeños grupos de personas con carteles pidiendo ayuda, y botellones de agua, a la espera de su repartición.

La solidaridad de los ecuatorianos se hizo evidente en las largas colas de camiones con donaciones, procedentes de todas partes del Ecuador. Los cuales  esperaban pacientemente su turno en los exteriores del frente militar de Portoviejo, para registrarse y desembarcar sus contribuciones.

La organización en el frente militar consistía en la inscripción de cada convoy o vehículo particular, dando a conocer su procedencia y la cantidad aproximada de donaciones aportadas. Si estas ya venían organizadas en kits de supervivencia, se adjuntaba un tanquero de agua y se daba un destino costero al que aún no había llegado ayuda. Si las donaciones venían sin organizar en kits, deberían desembarcar en el frente, donde los voluntarios se encargarían de reorganizar los mismos.

El cantón de Jaramijó, perteneciente a la provincia de Manabí, fue el destino asignado al municipio de Cayambe. El cual según datos facilitados por una trabajadora del mismo, Doris Bailón, cuenta con el 65% de su estructura colapsada, de las cuales 120 casas están destruidas totalmente, y 150 están por derrumbarse. En cuanto al número de víctimas mortales es un total de 2 personas.

A la llegada al centro de acopio de donaciones de este cantón, el convoy de 14 vehículos fue recibido entre aplausos y alegría de la población, que veía llegar por fin ayuda al cantón. El alcalde el doctor Bawer Axdud Bailón Pico, agradeció enormemente la solidaridad de la población cayambeña, así como al alcalde y a todos los voluntarios presentes. Quienes decidieron ir a conocer personalmente la situación de los habitantes de Jaramijó. Tras repartir un camión de donaciones en el barrio Río Blanco, donde habitan unas 100 familias, (siempre custodiados por contingente militar) se dirigieron a la zona cercana al mar, donde se produjeron los principales derrumbes.

La población de este barrio no salía de su asombro por la llegada de ayuda y más desde tan lejos, y es que el alcalde el doctor Bawer, reconoció que entendía la situación de otros cantones que necesitan la ayuda con más urgencia, debido también al número elevado de víctimas,  pero que esto no era un límite para que su cantón también recibiera ayuda. Así dijo: “Quiero decir que ha sido poca la ayuda acá que ha llegado por parte del estado, están ocupados en otros lados, no sé cual sea la razón.”

A pesar de la tragedia que ha dejado el terremoto que azotó el país hace ya más de una semana, el sentimiento de solidaridad, de ayuda y de unión reflejado en el pueblo cayambeño, así como en los ecuatorianos que se encuentran fuera y dentro del país, es cada vez más fuerte. Esto se refleja  en las cientos de donaciones que poco a poco llegan a las zonas más damnificadas por el seísmo.

VER MÁS FOTOS….

 

Deja un comentario