EL DOCTOR DE LA TIERRA DEL CAFÉ.

Independientemente de lo que piensen hacer en la vida, lo más importante es hacer algo con pasión, porque una vida sin pasión, es una vida vacía.

 

La historia de Alex Rodolfo Jaimes Sánchez,  es una de los jóvenes que afortunadamente cuenta la inmigración desde el otro lado de la realidad.

 

Este colombiano de 29 años,  se confiesa un joven con costumbres familiares, amante de  los caballeros del zodiaco, juguetes  con los que jugaba, desde pequeño se intereso por el mundo de la música y la medicina, de hecho  las fotografías con el fonendoscopio desde la escuela, ya le pronosticaban su futuro, poco  a poco remueve recuerdos de esa niñez, donde era habitual los  juegos en la calle, el fútbol de barrio y las visitas a sus abuelos los fines de semana, le hacen incluso añorar esas vivencias, pero  de pronto le viene ese olor a verdor  y rememora su pueblo colombiano Pitalito, perteneciente a Huila, uno de los departamentos de mayor producción cafetera.

 

Trabajo tres años como médico de familia en Colombia y ahorro lo suficiente para poder vivir los casi siete meses que duró la preparación del MIR, durante 9 horas de estudios al día aproximadamente. “Sobreviví ahorrando mucho, haciendo sopas incomibles y crudas”.

Hace poco menos de dos años que reside en España y la crisis no le afectado como al resto de la inmigración, porque este joven colombiano vino a seguir preparándose profesionalmente con un “MIR” (Médico interno residente)  este sistema permite formar médicos dentro de los hospitales, el opto a la plaza  de neurología de la Fundación Jiménez Díaz.

Cuando decidió especializarse su primera opción fue la psiquiatría,  y con 26 años decide especializarse en neurología, le llamo la atención su  precisión y no la ambigüedad que envolvía a la psiquiatría, otra de las especialidades que le apasionaba.

 

Mi vejez la viviré en Colombia.

¿Por qué la Fundación Jiménez Díaz?

 Yo escogí  la fundación, porque me quería  quedar en Madrid, por ser tan cosmopolita, por la vivencia con muchos extranjeros.  Y porque tenía dos opciones, el Clínico San Carlos, al cual es muy difícil optar y luego la opción de la Fundación, que me gusto por la área de neuroinmunología, que era lo que andaba buscando.

 

¿Añora su país?

Sí, desde el principio lo añoras, en mi caso sobretodo la comida, allí estamos acostumbrados a que el plato tiene varias partes, y aquí sin embargo tienes que  terminar una ración, para que te ofrezcan la otra. Pero también te hace notar las ventajas del intercambio. 

¿Qué opinión aporto  la familia sobre  eso de venir a especializarse en España?

Mi madre en un principio no quería,  ella prefería que me quede allí en Colombia, pero después de enseñarle fotos y convencerla, me apoyo, y ahora está contenta, y me da voz de optimismo, al igual que toda la familia.

¿Después de la especialización, ha pensado en volver a Colombia?

Es una pregunta difícil, vine con la idea de abrirme camino, si te contesto ahora mismo diría que sí, pero después de cuatro años no lo sé, a lo mejor o terminado la crisis, y me gustaría también vivir en otro país, pero mi vejez la pasare en Colombia. 

¿Qué actividad de ocio realiza después del hospital y las clases?

Actualmente tomo clases de inglés, y mi novia me regalo una guitarra, viajar y poco más.

 

¿Qué aportado la inmigración a su vida?

Aportado mucho,  porque el conocer gente te enriquece y tengo  amigos de muchas nacionalidades. Te hace ver nuevas culturas y costumbres. 

¿Cómo le han tratado?

En general bien, mis compañeros de estudios son agradables y me han tratado bien, pero siempre existe el  grosero,  qué te trata mal,  por ser diferente.

 

¿Anécdotas que haya vivido en su carrera?

Bueno hace unos días,  una señora perdió su bolso en mi consulta, yo abrí las gavetas, por si insinuaba que yo lo había tomado,  yo seguí llamando pacientes y cuando le dije a mi siguiente paciente que se tumbe en la camilla, encontró el bolso entre la camilla y la pared. Y cuando se lo entregue, me regaño encima de agradecerme, y cuando salí de la consulta se me atravesó la señora otra vez y me regalo 20 euros para tomar un café.

 

¿Qué le queda por experimentar?

Me quedan muchas cosas por experimentar, como viajar más, ejercer  mi carrera como neurólogo.

¿Cómo le afectado la crisis?

Si afectado, antes se daban dos primas al año y ahora solo nos dan una sola, y se nota en la falta de personal.  En cuestión de trabajo creo que es más suave que el que se realizamos en Colombia.

 

¿Qué opinión aporta sobre excluir la sanidad pública a inmigrantes irregulares?

Es algo ilógico, va en contra de los derechos humanos, eso es algo irracional, y nuestro principio básico, es tratar a todos los que lleguen con una patología vital a urgencia, o mejor dicho una enfermedad que ponga en riesgo su vida. Nadie está por encima del acto de tratar la vida del paciente.

 

Este colombiano se plantea como las metas más inmediatas, terminar la residencia en neurología, aprender hablar francés, perfeccionar el inglés, aprender alemán, y tocar mejor la guitarra.

texto:Sandra Negron/fotos:Salgado Alban.

VER MAS FOTOS..

Deja un comentario