EMILIO CELI OTERO- CANDIDATO ASAMBLEISTA

A las tres y treinta de la tarde,  un pequeño local del popular barrio de Vallecas, nos alerta de nuestra búsqueda, un cartel de fondo azul y unas grandes letras en color blanco nos anunciaba la bienvenida al lugar que andábamos buscando. “El bingo en beneficio del partido AVANZA”.

El bullicio propio de las personas y la música no nos permitieron hablar en el local y decidimos recorrer las calles y hablar sobre lo que realmente nos interesa. “La persona, no el político”.

Emilio Celi Otero, Macareño , Doctorado en la Universidad Central del Ecuador, al hablar sobre su ciudad sus ojos y su mirada se transforman y le da un toque de melancolía y añoranza a sus palabras, recuerda que hace 13 años lo dejó, pero aún y así jamás se desvinculo de él, ni de su gente, se vino viendo y viviendo necesidades primordiales y cuando las cosas fueron mejor, supo que era hora de ayudar al pueblo que le vio recorrer de niño y jugar en sus calles.

Se considera afortunado por haber cumplido parte de sus objetivos en España, pero igual que a la mayoría de los inmigrantes le ha costado mucho esfuerzo y lucha, escogió el país ibérico por la apertura que brindo a los ecuatorianos en ese camino al crecimiento en todas sus facetas.

Reconoce que las dificultades están presentes siempre, pero el reto es vencerlas una a una y el resultado que se obtenga será la culminación de las metas hacia un futuro prometedor, afirma que siempre ha tenido visión de futuro y no le fue fácil alejarse de todo lo suyo, le embarga un sentimiento de dolor, algo que como emigrante lo ha vivido en persona  y él como muchos otros su única vía de escape era una cabina de teléfono, donde por momentos estaba más cerca de los suyos.

Piensa que las oportunidades pueden ser siempre mayores o menores, sin embargo lo vivido lo lleva con él, ha tenido  la gran suerte de prestar servicios en hospitales locales, lo que le permitió abrirse camino y emprender su propio camino.

Su orgullo  es ahora representar a un grupo de la población de Ecuador, como son los inmigrantes, su designación no fue producto de la suerte sino del cariño de  su ciudad y sus autoridades, quienes vieron en él, el candidato adecuado, afirma que primero fue su ideología y después el partido, nunca ha estado ligado directamente a ninguna  asociación sin embargo su ayuda nunca ha dejado de llegar a su querida Macara y en lo que ha podido en España.

Según palabras del candidato, “La apatía de nuestro pueblo inmigrante hacia nuestra política no es de hoy, es una lacra que se viene arrastrando desde nuestro país de origen; se puede incentivar a la votación demostrando con trabajo como lo hace nuestro presidente Correa, es por eso que nuestro partido apoya al presidente ya que él, hace su trabajo, sin embargo a quienes delega para que le ayuden a gobernar son los que están fallando”.

Su candidatura apuesta por la mejora de condiciones sociales de los que se encuentran fuera pero con proyección al regreso, no se considera perdedor en caso de no obtener el puesto de Asambleísta: “Me sentiré ganador porque el haber tenido esta experiencia y estar más cerca de nuestra gente, me ha enseñado a ser mejor persona y si tengo la oportunidad de estar frente a la política, lo haría, sino es así me dedicaría a seguir cumpliendo con mi trabajo actual”.

Sus palabras son tenues, no rebusca entre su memoria un lenguaje maquillado, quiere llegar a todos de la misma manera.

Texto:Sandra Negron L / Fotos: Luis Salgado A

Deja un comentario