FAJARDO: MEDIA VIDA LA HE DEDICADO A ESTA LUCHA CONTRA CHEVRON

“ No es nada complicado narrar lo que he vivido y he visto, soy parte de esa historia” además en sus declaraciones dijo “en la parte jurídica yo puedo narrar lo que ha venido sucediendo durante más de dos décadas, el gran problema de la multinacional  es decir, una mentira y convertirla en realidad, tenían que pensar dos veces y convencer a los jueces, nosotros decimos la verdad además de ser sostenida con pruebas”.

Pablo Fajardo/ABOGADO

El pasado 21 de abril estuvieron en Madrid, el abogado Pablo Fajardo Mendoza representante de los campesinos e indígenas ecuatorianos afectados en el caso de la multinacional Chevron,  y junto a él,  Gladys Huanca que pertenece a la Unión de Afectados/as por las Operaciones de Texaco, ellos se encontraban realizando un recorrido por diferentes países europeos.

Fajardo es uno de los abogados que se enfrenta al gigante de los hidrocarburos Chevron, que compró en el año de 1993 la petrolera  Texaco que venía operando en la selva amazónica ecuatoriana entre los años 1970 y 1990, la misma  que causó grandes destrozos en el ecosistema amazónico,  Fajardo  logró un fallo favorable en el 2011  el mismo que obligó a la petrolera  a pagar nueve mil quinientos millones de dólares. Es un caso que va mucho más allá de la vivencia humana, “cuando apenas era un adolescente llegué a la Amazonía en el año 1987 procedente de Esmeraldas, al llegar a Sucumbíos, al cantón Shushufindi, nada más bajar del bus vi como el petróleo era derramado en la carretera”.

A pesar de su juventud  se fue concienciando que debía hacer algo por la población  y con ayuda de  los padres capuchinos de origen navarro crean un comité de Derechos Humanos  en la provincia de Shushufindi,  en donde fue elegido como presidente del comité, en el año de 1994 y nace el grupo de Defensa y Derechos Humanos.

Piscina de aguas de formación no remediada por texaco  en las zona de Nueva Loja SucumbiosNo utilizaron la tecnología suficiente para evitar estos derrames en la Amazonía,  “por dos razones: el racismo y por ganancia económica, racismo porque para Chevron los pueblos indígenas no son seres humanos dentro del juicio, afirman que la Amazonía es un conjunto, un área de la industria del petróleo y que en la Amazonía no debe habitar ni un ser humano, a los pueblos indígenas hay que expulsarlos o que a su vez esos pueblos indígenas no son seres humanos,   En  su defensa la multinacional declara que  la tecnología utilizada era la mejor  pero se comprobó que no era verdad, estos residuos tóxicos fueron vertidos por Texaco, en cientos de piscinas  sin filtros ni sistemas de impermeabilización de ningún tipo, adulteraron  con plomo y otros metales pesados la tierra, los acuíferos y los ríos de la zona según Fajardo “la ganancia económica consistía en cada barril de agua tóxica que no reinyectaban al suelo, se ahorraban 3 dólares por cada  barril y arrojaron  directamente a la Amazonía 60 mil millones de litros de agua tóxica, si ellos reinyectaban el agua, su ganancia era menor, para ganar más, mejor la botan al rio directamente al medioambiente”

“Nosotros hemos batallado 21 años, 5 meses y 17 días, media vida la he dedicado a esta lucha, cuando miras la historia, vemos que hemos dado grandes pasos  hemos conseguido sentencias condenatorias, ganamos el juicio condenado por la justicia ecuatoriana, y están obligados a pagar  nueve mil quinientos millones de dólares, Chrevron en lugar de pagar y cumplir con la sentencia, hace dos cosas, atacar al estado ecuatoriano, el estado ecuatoriano en este caso es víctima del ataque de la multinacional y  además  ataca a las víctimas, para mi ese es el crimen más grave de la actualidad, no  le bastó con el crimen ambiental, va más allá, para Chevron  nosotros los campesinos, abogado y expertos somos unos delincuentes, extorsionadores, mafiosos”.

Es un reto globalizar la lucha social de la Amazonía y hacer ver al mundo  que es un  precedente jurídico que sirve para toda la humanidad,  el respeto que tienen que tener las grandes corporaciones del mundo, a todas las personas,  para Fajardo “Chevron es la empresa más irresponsable del mundo, es la empresa  que gasta miles de millones de dólares, tratando de obstruir la justicia” también manifestó  “tenemos que internacionalizar  nuestra lucha  y globalizarla por eso hemos salido algunas veces a diferentes partes del mundo para sociabilizar, yo estoy muy contento por la recepción que tenemos en todo el mundo, esta semana ya están  las firma de 40 parlamentarios europeos, apoyando nuestra causa, esperamos que se  sumen muchos más, sabemos que no estamos solos en esta batalla, que hay mucha gente que no está conforme ni contenta con el crimen corporativo en este caso de Chevron”.

Para Fajardo “Esta empresa quería que dejemos de luchar, y ganar la batalla, porque no hay dinero para este caso, yo  nunca he tenido dinero, no tengo dinero y no lo quiero, aunque sí tengo derecho, he trabajado 21 años en este juicio”, con toda contundencia hace esta afirmación “renuncio a todo beneficio económico en esta causa, no quiero dinero  para mi, el  principal objetivo es la reparación de la Amazonía ecuatoriana, que mis hijos, el pueblo de la Amazonía, vivan con dignidad en la tierra que ellos nacieron, que los pueblos indígenas se restauren, se recuperen y no se sigan extinguiendo, reparar el ecosistema, este dinero lo gastaremos en la reconstrucción de la Amazonía”.

El abogado de la defensa de los campesinos e indígenas ecuatorianos dice “la ciudadanía global procuremos no consumir productos de empresas tan criminales y perversas en este caso Chevron, exijámosles juntos que respeten la ley que respeten la soberanía de los estados, respeten la dignidad humana, los ecosistemas,    los pueblos indígenas,  la vida,  y lo más importante para exigir este respeto,  es un boicot económico global, caso contrario seguiremos siendo esclavos de estas multinacionales”.  El próximo 21 de mayo el día internacional anti-Chevron se pretende llegar a una acción colectiva en todo el mundo para enviar los mensajes a los accionistas de la multinacional, que es la que manifiesta que el mundo no está conforme ante la actitud irresponsable de los que lideran la empresa.

Gladys Huanca vive en la comunidad Centinela de la Patria, vía a la parroquia Taracoa y se unió a la Unión de Afectados/as por las Operaciones de Texaco, porque conocía de primera mano el daño que causó la petrolera Texaco.

Gladys forma parte de una organización con 20 afectados más y dice “pertenezco al campo denominado Yebra- Culebra en donde operó Texaco, además existen otras organizaciones de diferentes campos en donde estaba la empresa perforando pozos y todos somos afectados”. A decir de Huanca la población se está muriendo de  diferentes patologías pero la principal es el cáncer, mi marido murió de cáncer de estómago,  mi suegro con lo mismo, debido a la contaminación del agua de pozos y ríos, no podemos consumir el agua, huele mal, no es confiable para beber, él murió joven con 43 años y una de mis sobrinas de 9 años, yo me quedé con 4 hijas y es difícil cuando no se tiene recursos económicos para mejorar la calidad de vida”.

Esta mujer activista sigue en la lucha porque su esposo ya estaba en ella, y quiere continuar, porque no quiere ver a sus hijas y vecinos que mueran, por culpa de las petroleras que han devastado la Amazonía ecuatoriana.

texto: DeysiChuquirima/fotos:Salgado Albán.

VER MÁS FOTOS…..

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Deja un comentario