Glenda Morejón, una historia de superación

Texto: Wilson Luna / fotografías: Salgado Alban Mli-Ecuador.


Una joven humilde, proveniente de una familia con altas dificultades económicas, lucha contra la adversidad, y fragua su carácter en contra de todo pronóstico, con un padre desempleado (“pese a ser licenciado”, como repitió Glenda una y otra vez a los medios, entre el asombro y la serena indignación), ingeniándoselas para parchar los zapatos de entrenamiento y así́ poder reservar ya que estos los usaría en las finales; su madre una mujer que lucha día a día con la venta de frutas y verduras, para sostener la economía del hogar.

Glenda Morejón, como recordó́ el periodista Walter Ruiz Jaén: “la historia de esta campeona se parece demasiado a la de Jefferson Pérez, que a su vez se parecía demasiado a la de Rolando Vera. Personas humildes, provenientes de familias con altas dificultades económicas, luchando contra la adversidad, y fraguando su carácter en contra de todo pronóstico”.

La marchista ecuatoriana Glenda Morejón nacida en Ibarra, provincia de Imbabura, Ecuador, obtuvo una medalla de oro en la prueba de los 5.000 metros en el Mundial Juvenil de Atletismo que se realiza en Nairobi, en Kenia.
Tras la victoria, Morejón dedicó el triunfo a sus padres, quienes la estaban viendo desde Ecuador. “Le dedico este triunfo a mis padres, gracias a ellos por inculcarme este deporte”, dijo la deportista.

Casa de la deportista Glenda Morejón.

La imbabureña tiene nuevo objetivo: “entrenar para ir a Tokio (Juego Olímpico de 2020), pero no solo participar, quiero ir por una medalla”

Sin embargo, el Ministerio del Deporte en una clara muestra de insensibilidad, ratifica 300 dólares la ayuda para Glenda Morejón, cuyo subsecretario del Deporte argumenta que es suficiente dinero, añadiendo esta lacónica frase: ¡Por favor, es una niña de 17 años!.

Deja un comentario