INTI RAYMI TRASPASA FRONTERAS.

El pasado sábado en la capital española y el viernes en Ecuador se vivió la gran celebración ancestral, la fiesta del sol, “Inti-Raymi” en quechua.

Alrededor de una docena de grupos folclóricos llenaron de color la explanada de Madrid rio en plena Riviera del Manzanares, entre ellos; Los grupos ecuatorianos “Vientos de América”, “Ballet Folclórico Inti Sisay” “Ballet Ecuatoriano Renacer”, los representantes de Perú fueron; Ballet folclórico Arte y Tradición, LLacta Perú e Imagen Perú, la hermana población de Bolivia también tuvo representación como; “Rumy Inti de los Aimara”(Inca de Piedra) entre otros.

También asistieron al evento autoridades de las tres comunidades andinas, La Embajadora de Ecuador, Aminta Buenaño, acompañada del cónsul de Madrid Gustavo Mateus, y la Directora de la Secretaría Nacional del Migrante, Irene Ferruzola,  la Embajadora de Bolivia, Carmen Almendras y el Embajador de Perú, Francisco Eguiguren, quienes fueron participes e intervinieron en la celebración del ritual.

Los tres países hicieron sus respectivos rituales de santificación y purificación, donde los asistentes también pudieron sentir y compartir momentos únicos y sagrados de estas poblaciones sudamericanas. 

En pleno escenario y con un sol resplandeciente, se realizo la bendición de los frutos, que estaban acompañados de inciensos y plantas, las oraciones se hicieron en sus respectivas lenguas indígenas y en castellano.

Las peculiaridad que más llamo la atención de los curiosos y paseantes locales fue la repartición de la hoja de coca boliviana, quienes recomendaron masticarla por todas las propiedades vitamínicas que contiene, y el público pudo también saborear productos típicos de cada zona, no faltó el tostado ecuatoriano acompañado de la chicha y  la chicha morada de Perú.

Uno de los momentos más emotivos fue cuando pidieron a los asistentes levantar los brazos y girar en sentido del reloj, para ir bendiciendo a la naturaleza por lo que nos ofrece, tanto el aire, agua, tierra y fuego, fueron protagonistas de las  bendiciones que emanaron los líderes indígenas, por la productividad de las tierras.

Y para finalizar no pudo faltar la “San Juanada” una danza típica, que mezcla zapateo con los movimientos circulares de exaltación al dios sol, una celebración de gran carga espiritual, donde participaron todos los asistentes.

Paralelamente y  manteniendo las costumbres de las poblaciones, los aborígenes indígenas de las localidades ecuatorianas, una vez más celebraron el Inti Raymi, su  nuevo año indígena.

Como cada 21 de junio y coincidiendo con el solsticio de verano, el mismo que astronómicamente es cuando el sol alcanza la máxima declinación norte o sur con respecto al ecuador terrestre. En conclusión el día en el que el sol y la tierra están más alejados entre sí, una ocasión única para realizar los típicos rituales al sol. 

Parte de esta historia es también la coincidencia con las fiestas de San Pedro en Cayambe, donde dos religiones, tanto la fiesta católica de San Pedro y la fiesta nativa del Inti Raymi confluyen entre ambas como muestra del mestizaje de la zona.

El líder espiritual Cesar Pilataxi, de la localidad de Cayambe, fue el encargado de realizar la ceremonia espiritual a los cuatro elementos naturales a quienes rinden homenaje por la productividad de las tierras y sus cosechas.

Una fiesta tradicional donde no faltan las danzas típicas de cada zona, que son parte de esta cultura.

texto:Sandra Negron ,fotos:Mauricio Vinueza /Luis Salgado

Deja un comentario