Jorge Mejía “la vacuna para el éxito, también es el fracaso”

Jorge Mejía “la vacuna para el éxito, también es el fracaso”.

Fotografías: Salgado Alban-Mli.


Cuando se habla de migración, es hablar de muchos sueños, unos hechos realidad y otros truncados, es llegar a un país desconocido con las manos vacías e ilusiones, a veces suelen convertirse en una experiencia desagradable, en donde se tiene que tomar las riendas del destino y seguir luchando o simplemente darse por vencido y regresar.

El ecuatoriano Jorge Mejía, optó por tomar las riendas de su futuro y con mucho esfuerzo, tesón y trabajo ha llegado a convertirse en un empresario de éxito. En el año 1998 decide viajar a España y deja sus estudios de Marketing, un hombre con las ganas de buscar nuevos rumbos, decidió emprender y dio rienda suelta a su espíritu emprendedor, constituyendo algunos negocios de diferentes índoles como: locutorios, peluquerías, tienda de productos latinos, pero con uno de ellos lleva 20 años en el mercado, y es hoy una gran empresa internacional “Grupo EME”. El emprendimiento lo lleva en su gen ya que pertenece a una familia de pequeños empresarios. Para Mejía el camino de empresario no ha sido fácil, pero ha sabido lidiar con todas las dificultades que se le han presentado. Fue unos de los 100 latinos en Madrid por destacar su labor empresarial en España.

Su empresa Grupo EME, es reconocida a nivel internacional, esta  se especializa en el sector del diseño, fabricación  y montaje de carpas.

¿Por qué razón decide migrar a España?

Eso tiene una explicación muy fácil, aquí se encontraba un familiar, él fue mi referente para migrar, vine a Madrid  porque me dio buenas referencias de esta ciudad, esto fue a principios del año 1998. Yo tenia 23 años y nunca había migrado, ni había pensado en salir de mi país,  soy de Ambato una ciudad pequeña.

En algún momento se sintió discriminado

En ninguna ocasión me he sentido discriminado, ni he pasado por algún acontecimiento grave, pero si he visto a amigos, conocidos, que han tenido que dormir en la calle, que les han echado de casa, no han tenido que comer, yo no he pasado por esas adversidades, si he vivido compartiendo casa con 10 personas y he tenido que trabajar duro con un salario mínimo, eso si, pero sentirme discriminado en ningún momento. 

¿Cuándo llego a Madrid como se sintió ?

Madrid, me pareció preciosa, me sentí muy contento, es una ciudad muy afectiva, bonita, limpia y ordenada, con todas las cualidades de una  gran capital. Me gustan mucho las ciudades grandes, soy muy poco de pueblo.Jorge Mejía “la vacuna para el éxito, también es el fracaso” .

Fotografía: Salgado Alban-Mli.


El momento de emprender es un punto decisivo ¿Cómo surge la idea?

Vengo de una familia de comerciantes, gente emprendedora, ahora me doy cuenta que hacer industria, crear empresa es totalmente distinto, ahora entiendo que las partes de una gran empresa son complejas y no tienen nada que ver con los pequeños negocios que tenía la familia, creo que nací con la vena de empresario, creo que en  parte naces pero también te haces, desde pequeño sabía la diferencia de un cheque, una letra de cambio, que es negociar, comprar a un precio y vender a otro, por suerte aprendía de mi abuela, ella era una señora muy imponente que hacía negocios, luego mis padres que también hacían negocios, tenían bodegas de cueros para los zapatos,  conocía ese sistema y el primer negocio que tuve aquí fue un locutorio en el año 1999.

¿Cuál fue su primer trabajo?

Me contrato una empresa de carpas, fui a armar carpas con una empresa, era un trabajo muy difícil y agotador,  fui aprendiendo, el cuerpo se va soltando, los músculos  van creciendo y te vas acostumbrando a levantarte temprano y acostarte a la hora que sea,  el cuerpo se adapta a todo.Jorge Mejía “la vacuna para el éxito, también es el fracaso” .

Fotografía: Salgado Alban-Mli.


¿Cuántos años estuvo de empleado?

Trabaje año y medio, en cuanto reuní un poco de dinero me instalé un  locutorio y me puse hacer negocios, en ese entonces era el boom de la migración eso fue en el año 2000, con el locutorio hacíamos envío de dinero, prestábamos todos los servicios que la migración necesitaba, compraba productos latinos para vender, el locutorio era el sitio de reunión de la gente este espacio  era su refugio donde iban a contar sus penas, llamaban y enviaban el dinero a sus familiares, pero nunca dejé el mundo de las carpas,  empecé con un equipo de seis chicos y aunque tenía el locutorio yo seguía armando carpas para una gran empresa que aún son mis amigos, eso fue el inicio de mi empresa .

¿Cómo nace grupo EME?

Grupo EME engloba a las empresas, Prodelonas que es la fábrica de lonas Prodelonas significa procesos y desarrollo de lonas, la otra empresa se llama Promecal se encarga del proceso mecanizado de aluminio, las dos fabricas se encuentran en Toledo, en Olías del Rey, son dos fabricas en donde se procesan el aluminio y la lona, luego en los almacenes se unifican para su comercialización, ahora tenemos otra empresa que se llama “Pen” que se dedica a los procesos de montaje, ingeniería y arquitectura esta se dedica a la construcción de grandes espacios especiales, nuestro fuerte no es construir naves de almacenamiento, nos dedicamos a la construcción de estudios de tv, hacemos centros hípicos, nos estamos especializando en este tipo naves de gran tamaño y altura. Eme engloba esas tres empresas y luego tengo un pequeño negocio de venta de vehículos en el distrito de Usera, me gusta el contacto con la gente, con nuestros paisanos, a quienes les podemos ayudar a conseguir el financiamiento, me gusta ese contacto más personal con mis clientes. 

¿Cuál es la sensación crear una empresa con pocos recursos y saber que hoy es una empresa grande?

Tengo una empresa en crecimiento y evolución trabajamos en  (I+D+i) creo que las empresas con (I+D+i) son las empresas del siglo XXI,  es una responsabilidad porque sabes que de tus decisiones dependen muchas personas, no tienes la oportunidad de equivocarte, no puedes equivocarte, hay que esforzarse y tomar las mejores decisiones.Jorge Mejía “la vacuna para el éxito, también es el fracaso”.

Fotografía: Salgado Alban-Mli.


¿Cómo se logra  tomar las mejores decisiones y no equivocarse?

Hay que ejercitar la cabeza, todos los días, al cabo de tomar muchas decisiones cada día, el siguiente paso es aprender a tomarlas correctamente día a día, ojala no me equivocase y si pasa hay que buscar soluciones, cuando tienes un negocio que funciona bien y que crece es un compromiso enorme con los trabajadores, proveedores, clientes, amigos, familia con todo el mundo, no es fácil porque no te puedes dar el lujo de bajar la guardia pero el fracaso es parte del éxito, sin embargo hay que intentar no fracasar. 

¿En tiempo de la crisis, su empresa también se sintió afectada?

En el año 2010, tuve una quiebra muy grande me quede con una deuda de muchos ceros, empezar de cero seria maravilloso, pero cuando empiezas de menos sabiendo que tienes que pagar deudas es complicado pero hay que ponerse el objetivo crecer, hay que estar allí todos los días, levantarse y continuar, tampoco es un camino de espinas, también hay recompensas, conocer gente, cuando un trabajador te abraza, clientes satisfechos y te dicen muy bueno tu producto, tienes muchos momentos de satisfacción. Ahora con 43 años tengo proyectos a corto, medio y largo plazo. 

Jorge Mejía “la vacuna para el éxito, también es el fracaso” .

Fotografía: Salgado Alban-Mli.


¿Cuáles son sus metas empresariales?

Mi meta más inmediata es terminar el estudio de televisión  en Antena 3, que va a ser el buque insignia de la empresa,  quiero para el 2020 o 2021 comenzar a construir nuestras primeras edificaciones propias, hemos realizado trabajos en Bélgica, Francia, Italia, Luxemburgo, Holanda, la expansión total será el 2023, tengo ya formado el proyecto de crecimiento a nivel internacional,  ojala pueda hacerlo a nivel latinoamericano, aunque ahora mismo se encuentra en un momento complejo estos países: Ecuador, Colombia, Venezuela, Argentina, Brasil, espero que de aquí a tres años se estabilice un poco y sea rentable expandirnos hacia allí. Cualquier expansión que se haga con gobiernos corruptos es rentable, pero tú también te volverías un corrupto, eso no está dentro de las directrices de mi empresa, de echo nosotros no admitimos la más mínima corrupción. Espero que dentro de 10 o 15 años tengamos un edificio más grande y que mis empleados se sientan orgullosos de trabajar aquí.

¿Cuántos empleados existen en su empresa?

Ahora mismo somos unas 70 personas entre obreros, fabricantes, directivos y seguimos  creciendo.

¿Cree que  el empresario tiene que tener visión  y adelantarse al futuro?

Por supuesto es muy importante el (I+D+i ) es totalmente vital en una empresa, si uno no ve su negocio a futuro entonces el gran negocio que se tiene ahora dentro de cinco años ya está obsoleto, se tiene que estar siempre por delante del tiempo y de los materiales por delante de los servicios que hay que prestar, hay que estar vigilantes a los servicios modernos a los automatismos y estar atentos a la evolución del mundo.d9d1c8cb-9e29-4a69-b956-554559113786.JPG

Fotografía: Salgado Alban-Mli.


¿Cuénteme sobre su producto, las carpas auto sostenible?

Nosotros trabajamos con unos textiles unas lonas con las que cubrimos,  nos pusimos en contacto con el fabricante del geo textil y le dijimos estamos en el siglo XXI, queremos un producto que evolucione con membranas fotovoltaicas para obtener luz, tiene que tener pinturas que sean biodegradables en un periodo de 15 años, somos consientes con el medio ambiente, el producto  es más caro, pero allí viene la inversión en I+D+i, el ofrecer productos que durante un determinado tiempo sean fuente de energía solar, con pinturas biodegradables, es un plus para la empresa hay que pensar a futuro para crecer.

¿Qué consejo les diría a la gente que quiera emprender?

Los que ya estamos vacunados contra el miedo, ya estamos dentro, pero hay que dar el paso, no tengan miedo nunca a nada, lo principal es informarse irse al CEPI de la comunidad de Madrid, informarse con un amigo que ya tenga un negocio, porque los que ya tenemos un negocio sabemos la ley, además hay que cumplirla siempre y los impuestos hay que cumplirlos todos, pero hay atajos administrativos para que tú puedas desarrollar tus ideas y no fracasar. No hay una fórmula ni hay un secreto para no equivocarse, es más el fracaso es parte del éxito y crecimiento, el fracaso te ayuda a ver que eres un ser humano, te refuerza tu temple, esa vacuna para el miedo también se cura con algunos fracasos. 

Deja un comentario