LAS PATRONAS “Somos madres y sentimos el dolor de otras madres cuando sus hijos se convierten en migrantes”

Las patronas “Creo que para ser luz en la calle,  tenemos que ser luz en nuestras casas”.

Texto: Deysi Chuquirima / Fotos: Salgado Alban-Mli.


Las Patronas, es  un grupo de 14 mujeres que se caracteriza por su solidaridad al prójimo, la labor que desempeñan es dar de comer a los migrantes que viajan desde Centroamérica con destino a Estados Unidos a bordo del tren denominado La Bestia. Su labor comienza desde las 7:30 de la mañana, cada una de las mujeres tiene un día asignado para cocinar y las demás realizan distintas actividades como: recoger la comida que donan los supermercados, conducir, preparar las bolsas de comida

Norma Romero es la representante del grupo de Las Patronas,  una mujer de campo , sencilla, una mujer que tiene un buen  corazón y lo único que desea es servir al prójimo,  21 años lleva trabajando al servicio de los migrantes, y no dejará esta labor hasta que haya desaparecido La Bestia con los viajeros.

¿Cuáles son las actividades diarias que realizan las Patronas?

Somos mujeres campesinas, cada una de nosotras tenemos  diferentes actividades, en mi caso  soy cañera, mi mamá es cañera, algunas de mis hermanas tienen tiendas, otras trabajan, las demás compañeras igual tienen diferentes actividades, también hacemos distintas labores para ayudarnos en nuestra actividad y elaboramos productos como mermeladas, maquilado de café, bordado de servilletas, las vendemos en las universidades que nos invitan a participar, llevamos nuestro material, lo vendemos  y es así como se apoya a la causa.

¿Qué ganan ustedes con esta labor solidaria?

Ganamos muchas cosas, primero muchas bendiciones, porque nos hemos dado cuenta de que lo que empezó tan pequeño, se ha hecho muy grande y es porque se está haciendo bien el trabajo, lo hacemos con mucho amor, y como mujeres de fe, nos han en enseñado a compartir con el que menos tiene, eso genera el reconocimiento de la gente.

¿De quién fue la idea de realizar esta actividad?

La idea fue de Dios, porque él nos invito a participar, nosotros no teníamos idea de lo que podíamos realizar, estábamos enfocadas en la casa, el hogar, no teníamos idea que podíamos hacer  algo por otras personas  que no son  nuestra familia, pero que ahora forman parte de nuestra vida, somos madres y compartimos el dolor de las madres que dejan que sus hijos se vayan por falta de oportunidad,  tienen que ir colgados del tren y muchas veces mueren o son mutilados.

¿Cómo decidieron llevar a cabo esta labor solidaria?

Nosotros veíamos que el tren pasaba, y pensábamos que era gente mexicana, como los jóvenes ahora son hiperactivos creíamos que eran de nuestro país, hasta que un día mis hermanas salieron a comprar la leche y pan, el tren bajó la velocidad, iba despacio, fue cuando ellos gritaron ”madre tenemos hambre regálanos tu pan” luego pasó otro grupo que gritó “regálanos tu leche tenemos sed”  mis hermanas se lo dieron  porque sabían que mi mamá ya estaba guisando para nosotros , ellas se dieron cuenta de las penurias que ellos estaban pasando, primero escuchar, sentir y observar, vieron que la gente no era mexicana, que venían de otros países por el  acento de su voz, los rasgos,  fue la inquietud de preguntarse ¿quiénes eran?, de donde vienen, porque realmente no sabíamos de donde procedían  y qué iban haciendo allí colgados, nosotros ignorábamos lo que sucedía en Centroamérica, pero a partir de allí tenemos la dicha de convivir con ellos.

¿Cuándo fue la primera vez que hicieron el reparto de la comida? 

Fue el 15 de febrero de 1995, ese fue nuestro inicio y  nos cambió a todos, a   las mujeres que han estado participando y han estado allí persistentes, se sienten contentas y satisfechas, aunque no haya un pago hay  un bienestar y eso es lo importante.

¿Son una organización con bases jurídicas?

Somos una organización de ayuda humanitaria, nos organizamos y hacemos  esto voluntariamente no recibimos ningún pago, no pertenecemos a ningún partido político, pero sí somos mujeres creyentes.

¿Cuántas horas dedican a esta obra social?

Tenemos un horario, la mayoría de mujeres tiene sus esposos, la mayoría de ellos salen a trabajar muy temprano, a los hijos los envían a la escuela, realizan sus labores del hogar y luego van hacer su colaboración que consiste en guisar el arroz , los frijoles , y   las demás compañeras lo que hacemos es empacar el pan de dulce el pan de sal para poder  echar el arroz, el atún, además de eso también damos plática para concientizar a los jóvenes y a la sociedad civil de quiénes son los migrantes y por qué van allí.

Norma Romero es la representante del grupo de Las Patronas¿Cuentan con el apoyo familiar?

Creo que para ser luz en la calle, tenemos que ser luz en nuestras casas, primero concientizar a nuestras familias de la situación y hacerles ver lo que tenemos en nuestra familia y ellos no, en mi caso hablar con mi esposo y mi hijo, y hacer conciencia de lo que está  pasando, la vulnerabilidad de estas personas que sólo llevan dolor, por haber dejado a sus familias, sus costumbres, el dolor de abandonar todo y sobre todo no saben si van a regresar, o simplemente se van a quedar en el camino, también ha   habido gente que mete malas ideas a nuestros esposos y dicen que estamos ayudando a delincuentes,  a veces es más fácil envenenar a las personas que ayudar.

¿Se están uniendo las nuevas generaciones en este trabajo social?

Sí, hay más personas a parte de nuestros hijos, sobrinas, que están enfocadas en el tema de inmigración, porque nosotros tenemos trabajo, lo que más nos duele es ver a los niños colgados con sus mamás, tenemos la certeza de que hay personas que verdaderamente sienten lo que nosotras sentimos y comparten un poquito de lo  que ellos tienen y compartan con el hermano migrante, lo que tratamos de hacer es que la gente sea consciente y sea más sensible al dolor que están padeciendo los migrantes, y creo que ha sido positivo porque se están abriendo muchas puertas,  mucha gente se ha sumado a esta causa.

¿Cuándo piensan dejar la labor de solidaridad?

Nosotros dejaríamos  de hacer esta labor cuando los gobiernos se sienten y dialoguen por solucionar este problema , pensando en su gente, porque realmente está en sus manos que no se construyan muros, sino que se generen empleos en los países de origen, para que ellos puedan quedarse con su gente y poder vivir sus últimos años allí, ya que hay gente mayor que debería estar en su tierra.

¿Cómo se sienten cuando son nominadas a un premio, y haber ganados otros? 

Nosotros  hemos creído que esto viene de Dios y que realmente, el reconocimiento de nuestra gente de nuestro país, de otros países, es para estrechar lazos y trabajar, además de  ayudar al hermano migrante y que los reconocimientos que vengan es un estímulo para trabajar mucho mejor. 

¿Por qué le llaman al tren “La Bestia”?

Porque es un gusano de acero, es un animal que viene matando, mutilando, si él hablara nos contaría cuántos muertos ha dejado, es una bestia porque sacude y muchos migrantes han caído por esas sacudidas.

 ¿Ustedes no han tenido ningún accidente cuando han intentado dar la comida?

Nosotras gracias a Dios no hemos tenido ningún accidente, y tampoco se han accidentado los migrantes cuando tratamos de  darles la comida, buscamos la manera de concientizar al maquinista para que baje la velocidad y nos den la oportunidad de que los migrantes puedan comer y ellos también y hacer conciencia que muy a parte de la carga que llevan, también hay seres humanos con sueños.  

¿Qué consejo darían ustedes a la sociedad para que se integren en las labores solidarias?

 

Los invito a que no juzguen y se pongan en el lugar de las personas que están padeciendo, que nos pongamos a pensar que ahora son ellos, pero que algún día podemos ser nosotros, y que con un poquito de solidaridad y buena voluntad podemos cambiar la sociedad.

 

VER MÁS FOTOS…

 

 

Deja un comentario