“LLEVO A VENEZUELA EN EL CORAZON”

Braga, pequeña ciudad de la zona norte de Portugal, y capital europea de la juventud, es el actual lugar de residencia de nuestro entrevistado. Gustavo Adolfo Marín, caraqueño de corazón y nacimiento, nos ha dedicado unos minutos de su tiempo para hacernos partícipes de su historia, de su vida y de sus pensamientos e ideales.

Este joven de 22 años, de madre venezolana y padre portugués, es un ejemplo para todos aquellos hijos de inmigrantes que por una u otra razón deben salir de sus países de origen.  Con tan solo 8 años tuvo que alejarse de su querida Venezuela y de toda su familia materna, para trasladarse a Portugal.  Las principales razones fueron los actos de violencia y secuestro  vividos por su padre.  Exitoso empresario portugués, que se dedicaba a la construcción y al negocio de las lámparas.  El temor a que su familia sufra su misma experiencia, hizo que su padre  tomara  la  decisión de trasladarse  al completo a la peninsula ibérica.

Su continua sonrisa mientras narra los hechos, hace parecer que el traslado a un país distinto sea simple y sencillo. No recuerda exactamente si sabía ya hablar portugués, pero no le supuso un problema ni a él ni a su hermana mayor. Ambos retomaron sus estudios  y se adaptaron rápidamente a su nuevo estilo de vida.  Los comienzos siempre son difíciles, pero el apoyo de su familia paterna les ayudó mucho a conseguir la estabilidad deseada.  A pesar de haber dejado un país increíble como él mismo describe “Venezuela es algo diferente,  las personas; el ambiente; el sol; el aire; el olor de la tierra…” Portugal les aportó muchas experiencias positivas, como el aumento de la familia, ahora  numerosa. 

Gustavo  ha sabido superar las dificultades que han aparecido en su camino, su entusiasmo, constancia y positividad le han llevado muy lejos.

Tras terminar su carrera de optometría en la universidad portuguesa Do Minho, y la realización de las correspondientes prácticas, ha optado a un buen puesto laboral.  Sin embargo no se siente completo, extraña sus raíces, Venezuela.  A pesar de haber  vivido allí solamente su niñez, la recuerda con mucha alegría y nostalgia.Y aún sabiendo que no es lo que era, principalmente por el aumento de violencia y la inseguridad,  volvería sin pensarlo dos veces.

Siempre lleva a su patria en el corazón y en la mente, se siente orgulloso de ser venezolano, y como tal no pierde una oportunidad para dar a  conocer su país,  como el mismo dice “siempre que puedo saco el tema de Venezuela, para que la gente conozca la realidad y no olvide. Me interesa que la información llegue a un gran número de personas ”.

En la actualidad más que nunca su papel de comunicador ha adquirido gran importancia, al trasmitir la realidad de los hechos a través de las redes sociales y del boca a boca. Y así como el mismo reconoce superar las barreras y límites de información, a raíz de  los últimos acontecimientos.  Apoya las distintas marchas y manifestaciones que se están dando en el país, y confía en que lleguen a buen puerto, pues  Venezuela, ha acogido su  nacimiento, su infancia, y espera en un futuro no muy lejano que acoja su etapa de adultez.

texto:Stefania Lema/fotosCatalina Giráldez Linares-Joao  Manuel Oliveira Cunha.

VER MAS FOTOS…

Deja un comentario