Los colectivos racializados salen a la calle para marchar contra el racismo

Fotografías: Salgado Alban-Mli.


Al grito de “Madrid será la tumba del racismo” cientos de personas de diferentes nacionalidades se unieron para denunciar el “racismo estructural que existe en España”. Llevaban varias semanas preparando la marcha que como ellos mismos anunciaban no sería como ninguna de las anteriores.

La manifestación inició su recorrido en la Glorieta de Cibeles, subió por la calle Alcalá para terminar en la Puerta de Sol, estuvo encabezada por representantes de las diferentes comunidades migrantes racializadas residentes en España, esta manifestación que no ha contado con ningún apoyo político u organización convocante, pretende ser el inicio de un nuevo movimiento antirracista que tenga como ejemplo a Madrid.

Los colectivos racializadas asiáticos, musulmanes, latinos, gitanos y africanos fueron los que estuvieron presentes en la manifestación en la que se pedía que la sociedad española se dé cuenta de lo racista que es y como ese racismo afecta a estos colectivos en los diferentes ámbitos de su vida diaria.

“Estamos aquí para que se nos visibilice, somos más de tres generaciones de negros viviendo en España. Y lo que queremos conseguir con la manifestación es romper con el racismo, demostrando que estamos aquí y que somos fuertes” fueron las palabras de Jimmy Basilio Mbetingamba Coordinador del Movimiento Afrodecendientes.

Una de las grandes recordadas durante la manifestación fue Lucrecia Pérez dominicana afrodescendiente, víctima de asesinato por ser negra, mujer y pobre, por ello la fecha de la manifestación no fue escogida al azar ya que el domingo se cumplían 25 años del cruel asesinato. Lucrecia murió el 13 de noviembre de 1992 tiroteada por cuatro personas, uno de sus asesinos era un guardia civil ultra.

“Las comunidades racializadas estamos trabajando para crear una sociedad sin racismo, en la que se debe involucrar toda la sociedad española, para así crear mecanismos de educación social y cultural. Para que las nuevas generaciones respeten nuestras culturas, para que podamos tener un mundo más digno y sin racismo” comentó a MLI Rita Bosaho diputada del Podemos y añadió “Los jóvenes somos una fuerza y nos venimos organizando desde hace un tiempo porque queremos cambiar nuestra historia”. 

Una vez llegados a la Plaza de Sol se leyó el manifiesto en el que se solicita “La derogación de la Ley de Extranjería, el cierre de los Centros de Internamientos, el fin de las redadas racistas, las devoluciones en caliente, las deportaciones exprés, la reparación de los daños históricos, la reparación de las injusticias creadas por el odio y poder pelear por una sociedad sin racismo”.

Durante el acto todas los colectivos presentes tuvieron voz con la lectura de sus manifiestos, Francisco Godoy de origen chileno destacó que “El racismo no es un invento de ayer, viene de la conquista y tiene que ver con esa memoria de dolor que todavía vivimos”.

Los cánticos y mensajes se hicieron oír en la céntrica plaza madrileña “Cristóbal Colón fue un genocida”, “Aquí las negras también importan”, “Nuestra cultura no es un disfraz”, “Madrid será la tumba del racismo”, a los que muchos de los presentes allí se sumaron.

Al finalizar el acto Lucia Tito Cuarán nos confesó aún con lágrimas en los ojos que “Es una manifestación emotiva y  espero que la sociedad europea se conciencie de que no importa la raza o el color, todos somos iguales. Porque no es justo que por nuestro color de piel seamos ciudadanos de tercera, todos tenemos los mismos derechos y las mismas obligaciones”.


 

Deja un comentario