Retratos vivos de Semana Santa en Santiago de Bolívar

Texto / Fotografías: Juan Pablo Verdesoto-Mli/ Ecuador.


La Semana Santa es celebrada en todo el Ecuador de manera ferviente y con mucha devoción por la población católica. A diferencia de las grandes ciudades como Quito, Guayaquil y Cuenca, esta conmemoración religiosa se vive de forma más colorida y espontánea en las pequeñas parroquias de provincia al interior del país. Específicamente en la provincia de Bolívar, la parroquia de Santiago, localizada en el corazón de un hermoso valle rodeado de montañas y verdes praderas, fue fundada en honor al apóstol Santiago por los españoles en el siglo XVI, (posteriormente declarada parroquia en el año 1837) recuerda la muerte de Jesús el Viernes Santo con mucha fe y de forma singular presentando cuadros vivos de la pasión de Cristo. 

Fotografía: Juan Pablo Verdesoto


Fotografía: Juan Pablo Verdesoto


Fotografía: Juan Pablo Verdesoto


La gente del pueblo es quien, con más entusiasmo que presupuesto… hace todo lo posible por caracterizar a cada uno de los personajes que representan la Pasión de Cristo (soldados romanos, verónicas, santos varones, la Virgen y el mismo Cristo, entre otros). De manera muy creativa, los voluntarios improvisan algunos recursos en la confección de sus propios trajes para  estar a la altura de la presentación. Aquí vale más la convicción religiosa que la apropiada y correcta indumentaria para la ocasión. 

En Santiago de Bolívar se conmemora el Viernes Santo haciendo un Vía Crucis que empieza con el rezo y detención de Jesús en los jardines de la plaza central del pueblo, luego se da lectura a la sentencia en la puerta de la iglesia, para posteriormente hacer una caminata hacia la parte alta de una colina cercana, en memoria del Monte Calvario. Fotografía: Juan Pablo Verdesoto


Fotografía: Juan Pablo Verdesoto


Fotografía: Juan Pablo Verdesoto


En el trayecto se representan las estaciones por las cuales pasó Cristo, hasta finalmente llegar a la cima de la loma y hacer los cuadros vivos de la crucifixión de Jesús junto a los dos ladrones, según reza este pasaje bíblico. La gente, demostrando mucha religiosidad, sigue paso a paso esta representación, en especial los niños que ven con admiración y estupor la crucifixión y muerte de Jesús.

Terminada esta jornada, en la noche, se celebra una misa para bajar al Cristo de la cruz y posteriormente llevarlo en andas junto a otros santos alrededor del pueblo en procesión, bajo notas fúnebres y religiosas que son entonadas por la banda local de músicos. La gente acompaña con velas, oraciones y cánticos. La procesión termina con el ingreso nuevamente del Cristo al templo, quien reposará en el altar hasta el día Domingo de Resurrección.

Fotografía: Juan Pablo Verdesoto


Fotografía: Juan Pablo Verdesoto


Fotografía: Juan Pablo Verdesoto


Fotografía: Juan Pablo Verdesoto


MIRA TODA LA GALERÍA FOTOGRÁFICA /Aquí Galería al completo

Deja un comentario