RUMANIA VIVA

Con motivo del día internacional de la lengua rumana,  esta comunidad de residentes en Madrid, han querido hacer un homenaje a sus costumbres, difundiendo todos los mitos de las bodas.

La Federación de Asociaciones Rumanas en España (FEDROM)ha sido el lugar escogido para montar una de las conferencias más esenciales y culturales de sus antiguas tradiciones.

Hoy en día,  las bodas de este estilo están en desuso o sus similitudes esporádicas se asemejan y mucho en las zonas aledañas a las ciudades y en los pueblo, pero siguen causando impresión por todas las secuencias y entresijos de la misma, ataviada de algarabía y jolgorio típico del carácter de estos pobladores europeos.

Las puertas de esta institución y una gran sonrisa, dan apertura a todo el público que llegaba hasta las instalaciones de esta federación, con la intención de conocer un poco más sobre esta cultura,  y algo muy representativo de los países del este, como su gastronomía, con un recibimiento así es imposible no congeniar rápidamente con ellos.

Miguel Fonda presidente de FEDROM, e Ica Tomi, coordinadora del proyecto de “Tradiciones rumanas, folclore y costumbres”, han estado al frente de esta iniciativa y en su segunda actividad, quiso resaltar sus costumbres a través de las bodas, alrededor de tres horas fueron suficientes para resumir al mínimo todos los pormenores de los preparativos nupciales. 

Una de las primeras pautas es el escogimiento de la pareja, donde a través de dos intermediarios quienes hacen de puente entre las familias llegan a un acuerdo de  boda. 

Aunque previamente el joven tiene que tener una cualidad, dice el dicho “Ser más guapo que el demonio, para casarte con un feo, mejor te enfermas”.

Una vez que se ha escogido a la novia y la familia está de acuerdo, comienzan una serie de transformaciones para la novia, aunque desde la niñez, las madres incentivan a sus hijas a bordar la camisa de su futuro marido y a coser todo el ajuar, por eso los jóvenes suelen lucir camisas demasiados grandes en sus bodas.

Otro de los aspectos relevantes es escoger los padrinos,  dos por parte de ambos, está figura representa no solo un vinculo afectivo, sino son los guías espirituales de la pareja.

Otro de los símbolos es el estandarte del novio ataviado de cintas y adornos, representa todas las jóvenes con las que ha estado el joven, y cuando se casa la mujer escoge su cinta, como símbolo de ser la que se quedo con el preciado joven. 

La gente del pueblo es participe de esta celebración, las invitaciones suelen ser de casa en casa, muchos de ellos asisten por varios motivos, entre ellos, por el elenco de artistas que vayan a estar presentes y se dice que también ese es el baremo de las posibilidades económicas de la pareja, mejores artistas, mas status económico de la pareja. 

La gallina del padrino, es un plato representativo y exquisito que va acompañado de un molde inferior de pan y luego se la adorna con exquisitos aperitivos en forma de buñuelos que envuelven toda la carne, la cabeza del animal va erguido y en el pico lleva un cigarrillo, posteriormente el  padrino es allí donde deposita dinero para los novios, dicen que la gallina mientras más grandes, mejor padrino. 

Todas las pautas tienen sus propios canticos y van acompañadas de un licor de ciruela, que comparten por la alegría de la celebración. Licor que pudieron disfrutar los presentes en este evento, que también tuvieron la oportunidad de probar la gastronomía rumana y su repostería. 

Una reunión que hizo revivir lindos momentos a los asistentes, quienes intervinieron por momentos, recordando las historias de sus abuelos, padres y sus propias bodas, los vídeos proyectados también fueron grandes exponentes de estas costumbres.

Por la localización y el tiempo fue imposible ambientar una típica boda rumana, sin embargo no se perdió detalle alguno de las diferentes etapas que se viven previamente antes de contraer matrimonio.

texto:Sandra Negron /fotos:Mauricio Vinueza.

VER MAS FOTOS..

Deja un comentario