SAN ISIDRO EN CRISIS

La crisis también ha hecho retumbar los cimientos del santo San Isidro, el mismo que este año vino acompañado de lluvias y recortes, que se dejaron notar con la poca afluencia de público a diferencia de años anteriores.

Ni el cielo acompaño en un día tan importante como es la celebración del Santo patrono de Madrid, San Isidro de Merlo y Quintana, más conocido como San Isidro Labrador.

Está vez 15 de mayo, día del patrono madrileño cayó entre semana, pero no fue ningún impedimento para que como todos los años  se dieran cita en la pradera, llevando sus trajes típicos  de chulapo y chulapa (ellas: vestido de lunares, mantón y un pañuelo en la cabeza con dos claveles y ellos: pantalón  negro, chaleco y no podía faltar su gorra) con toda elegancia.

Las celebraciones dieron inicio desde el 10 de mayo, prolongándose hasta el 19 del presente mes, dosificándose por toda la ciudad, con distintas actividades como: conciertos, verbenas, ferias taurinas,  actos religiosos, etc. Como es costumbre los madrileños y visitantes se acercan  para comer en la famosa pradera, como si se tratase de un picnic, extienden sus  mantas en el suelo para disfrutar de los distintos platos que se traen para compartir, como es el caso de la familia de Basilia Rita, son bolivianos, residen alrededor de diez años en Madrid y cuatro años asistiendo a la fiesta, y manifiesta “traemos  la comida, disfrutamos de la belleza del parque, vemos el baile típico. La fiesta madrileña es diferente  a la de mi país, pero nos gusta mucho ”.

El paseo de la Ermita del Santo está lleno de puestos de  la gastronomía  típica de la cocina madrileña como son: la fritura de las gallinejas y los entresijos, bocadillos, encurtidos diversos (banderillas, altramuces, aceitunas, berenjena de Almagro). No podía faltar La repostería típica de esta época, los churros y las rosquillas más conocidas como las tontas y las listas.

Los inmigrantes cada vez se integran mas a la cultura y tradiciones españolas, como es el caso de Gonzalo Puguana, oriundo de Riobamba, lleva asistiendo a la festividad cinco años, y nos relata su experiencia de las mismas,  “Venimos por el agua de la ermita . Esto nos  trae recuerdos del país porque  en el Ecuador  también se celebra San Isidro en el mes de mayo”. 

El ambiente de verbena se llena de atracciones con los carritos chocones, el tiovivo, la cárcel y muchos juegos  más, donde se divierten pequeños y grandes. También es típico bailar un chotis y  para los más rezagados  bailarines las actuaciones musicales con grandes artistas y orquestas de barrio.

Nory Carrillo ecuatoriana,  lleva 15 años en Madrid y dice sentirse acogida e integrada  en esta ciudad , todos los años como una madrileña más asiste a la fiesta, a decir de Carrillo; “Me gusta mucho esta festividad aunque se ve  menos gente por el problema de la crisis, además se nota la asistencia de menos inmigrantes y también el mal clima ha hecho que se vea menos gente, pero aun así estamos disfrutando de estas festividades y un deseo que le pido a san Isidro, que mejore la crisis y que no falte sobre todo: salud, dinero y amor”.

texto:Deysi Chuquirima/ fotos:Mauricio Vinueza,Luis Salgado

 

Deja un comentario