Translúcido un Goya para el Ecuador

Fotografías: Salgado Alban-Mli.


Translúcido, una película que muestra el poder de decisión ante una muerte segura, el protagonista toma las rienda de su vida ante una enfermedad mortal y elige vivir con dignidad el tiempo determinado por él. Rubén el protagonista, es un inmigrante ecuatoriano que lleva viviendo 15 en New York y recibe la peor noticia de su vida, es diagnosticado de un cáncer terminal, tan solo le quedan tres meses de vida y si lleva a cabo el tratamiento tardará en morir aproximadamente año y medio, El Ecuador estará representado por esta película para la próxima edición de los Premios Goya, en la categoría, la mejor película iberoamericana. 

El director de la película Leonard Zelig y el actor más destacado del Ecuador Roberto Manrique, se encuentran en Madrid promocionando su película Translúcido, con la ilusión de llegar a ganar un Goya para Ecuador, sobre la película preguntamos a Leonard Zelig director y Roberto Manrique actor y productor ejecutivo, en una entrevista que tuvimos la ocasión de hacerles durante su paso por Madrid. ¿Qué significa translúcido para usted?

Manrique: Se la puede abordar de muchas ópticas, como producto cinematográfico significa abrazar la vida soltar el miedo a la muerte y dejar de vivir en función del miedo y vivir básicamente en con amor por la vida, vivir el aquí y el ahora, eso como producto audiovisual, como experiencia de vida significa, lo que uno visualiza se puede materializar, no sé si alguna vez soñé en estar en España, con mi película que está nominada a los Premios Goya, Translúcido es la confirmación de que los sueños con contrabajo se pueden lograr.

¿Qué significa para usted el protagonista?

Manrique: Rubén somos todos, cuento una historia muy personal e íntima y muy particular de un ser humano que está una situación de vida muy específica, una vez escuché, entre más íntimo más universal, es una película que trasciende el mercado y trasciende idiomas la gente experimenta emociones y conecta sin importar cuál es su historia de vida, Rubén somos todos en alguna medida, no porque todos tomemos esa decisión, si no porque reúne ese conflicto y termina cuestionando al espectador, la relación con la muerte y lo más importante es como te relacionas con la vida.

¿Cuál es su relación con el concepto de la muerte?

Manrique: Tuve un regalo doloroso, me lo dio mi papá, a mi y a mis hermanos, cuando a él le diagnosticaron cáncer, le dieron dos años de vida, él nos dijo: “ya les enseñado a vivir ahora les enseño a morir” y heredamos esta comprensión hacia la muerte, que es parte de la vida y no hay porque temerle a la muerte, en Occidente no tenemos una relación muy sana  con la muerte, yo desde niño incluso antes de esa experiencia con mi padre, por algún motivo tengo una tendencia natural de ir asimilando la muerte como algo natural y mirarla con cierta paz, eso no quiere decir que no me asuste una muerte súbita por ejemplo, la muerte es parte de la vida.

¿Cómo hace para trabajar como actor y productor?

Manrique: Como productor ejecutivo me concentré en conseguir alianzas, inversionistas, auspiciantes fue interesante porque era un rol ajeno a lo que yo no hago naturalmente, me costaba hablar de dinero y siempre decía, yo soy actor sobre dinero no hablo, yo no sé, mi manager tenía que negociar, pero son trabas mentales que uno tiene que superar, yo tenía este reto como productor ejecutivo y tuve que hacer un proceso de coaching para sanar, fue lindo porque es otro aspecto en el que nací, gracias a Translúcido, hoy me siento muy cómodo negociando.

¿Cómo se siente ser el actor principal en una película que es candidata al Goya como la mejor película iberoamericana?

Manrique: Es una emoción muy grande, me siento muy agradecido de poder estar en este selecto grupo de 16 películas, se  lleva una responsabilidad translúcido permite estas interrogantes que impacta más corazones, más conciencias también nos permite llevar nuevas miradas al cine ecuatoriano.

¿Cómo hizo para meterse en el papel de protagonista?

Manrique: Hubieron varios aspectos los habituales la creación del personaje en el estudio, viví como si fuese el último día de mi vida, suena muy simple pero fue poderoso, me fui a New York un mes antes de empezar el rodaje, vi documentales, contenido audiovisual que existe sobre la eutanasia, el suicidio asistido, el cáncer, y por último durante el proceso de rodaje que fueron once días, viví en el apartamento de Rubén, el equipo de filmación se iba y yo me quedaba inmerso completamente el personaje de Rubén estaba en su casa, no salí durante los días que duró la filmación, estaba completamente embebido en Rubén, psicológicamente fui Rubén, fue una experiencia muy fuerte llegue a enfermar, nada grave, pero mi cuerpo somatizo cosas me salió una alergia, me dolía la espalda, el último día me fui a casa de una amiga en Filadelfia, ella es sanadora, hace Reiki y distintos tipos de curación, fui tres días a su casa, para soltar a Rubén y sanarme porque fue una experiencia energéticamente muy fuerte.

¿Cree que la película genera debate?

Manrique: Si, debates interiores, familiares, de uno mismo con sus propias creencias, esos distintos tipos de red de debates y reflexiones ha sido nuestra mayor motivación, lo más lindo es que se ha cumplido e incluso ha sobrepasado nuestras expectativas, la gente sale aún más afectada de lo que hubiésemos soñado. 

¿Cuál es el mensaje que nos deja la película?

Manrique: Abrazar la vida, soltar el miedo a la muerte y cualquier otro que te esté deteniendo, amar la vida aquí y ahora, porque así como Rubén se le presentó súbitamente y de pronto de la nada le quedan 24 horas impuesto por él, a cualquiera le puede suceder en cualquier momento y no es necesario posponer absolutamente nada, es en este momento la vida.

¿Cómo se siente a día de hoy con todo lo que ha logrado?

Manrique: Agradecido, porque si yo viajara en el tiempo, 15 años atrás y me topase con Roberto y le dijese tú vas a estar viviendo esto, no me lo podría creer, a mi trabajo no le puedo quitar crédito, pero son muchos factores los que me han traído hasta aquí y me siento privilegiado, agradecido e inspirado con la vida pero también es una responsabilidad social.

¿Cómo surgió la idea de translúcido?

Leonard:  Surge de una frustración básicamente, mi película anterior de translúcido fue muy accidentada en la distribución, hubieron muchos conflictos con los productores, la industria del cine en Hollywood esta muy corroída, me tomé 5 años para saber que quería hacer realmente, si quería seguir haciendo cine o emprender otro negocio, definitivamente quise volver al cine y regreso con la idea de hacer cine entretenido, pero al mismo tiempo, sí un político lo ve una película y le provoca cambiar una legislación sería ideal, translúcido sabía que tenía que ser con un presupuesto micro y con un buen contenido.

¿Cómo se escribió el guión?

Leonard: No se escribió, no hay guión, hay una escaleta de ocho páginas que indica en dos líneas cómo va la escena, los diálogos son improvisados por los actores, Roberto y yo trabajamos seis meses el personaje nos reuníamos para hablar de su vida y así a la hora de improvisar fue más fácil.

¿En qué países se filmó la película?

Leonard: Se filmó en New York y en distintas partes de Ecuador, cuando Roberto se fue a trabajar en su proyecto “Show Bienaventurados”, le dije: aprovecha y haz escenas para Translúcido, las escenas de la película en el Ecuador eran muy contemplativas, Roberto siguió algunas directrices mías, se hicieron tomas muy buenas para la película.

Es su tercera película ¿en qué se diferencia de las otras?

Leonard: Translúcido es más accesible a la audiencia en general, es una historia muy cercana, es un drama y tiene unas pinceladas de comedia, cuando fuimos a Ecuador obviamente por no ser ecuatoriano no entendía la sutilezas en algunas escenas, la gente se reía mucho y no lo podía entender, entonces me dicen: para nosotros es muy divertido que el guayaco vaya a la sierra y pase frío, o al contrario que un serrano vaya a la costa y lleve su chompa, habían muchos chistes que yo no entendía, cuando vimos la película en Ecuador nos dimos cuenta que había mucha comicidad, que nosotros no podíamos verlo, en Estados Unidos también hubieron muchas risas, un periodista americano nos dijo es “una película divertida sobre sentido de la muerte”

¿Qué es translúcido para usted?

Leonard: Hay un contraste en translúcido, yo haría exactamente lo que hace Rubén en la película, si a mí me detectan cáncer de páncreas me dan tres meses de vida, y no me puedo mudar a ningún estado americano ya que la eutanasia es legal pero tengo que tener seis meses de residencia y así poder aplicar la eutanasia y en cinco semanas veo como se empieza a deteriorar mi cuerpo yo haría lo mismo que hace Rubén, el contraste es lo opuesto, Roberto lucharía hasta el final y no perdería la fe hasta que pudiera salvarse, para mi translúcido es un vehículo que te aferra más a la vida nunca lo concebí así pero es lo que experimenta la gente que va a ver una película sobre la muerte, y sale con más ganas de vivir, eso es lo más satisfactorio para mi.

¿Cómo se siente saber que su película representa al Ecuador en el apartado a la mejor película iberoamericana?

Leonard: Estoy muy emocionado, la película no estaba planeada para que sea ecuatoriana, esta película era venezolana, la idea era tener a Roberto en un papel de reparto, y así distribuirla en mi país donde tengo mi carrera y Roberto me garantizaba la distribución en cines del Ecuador, en el 2015 se devalúa más la moneda venezolana, y no merecía la pena hacerla en Venezuela, llegue a un acuerdo con Roberto, él hace el papel protagónico y la hacemos enfocada en Ecuador, le encantó la idea y además me propuso ser productor lo cual no lo tenía contemplado pero le dije, bienvenido como productor y así decidimos hacer todo en Ecuador, nunca he estado nominado a un Goya y para este tipo de eventos hay que hacer campaña, invertir dinero, esfuerzo, cuando nos comunicaron la nominación fue impresionante, estoy feliz de que se hayan unido Pro Ecuador, Marca País, para la promoción. 



MIRA TODA LA GALERÍA FOTOGRÁFICA /Aquí Galería al completo

Deja un comentario