Patricia Gualinga: “ Sarayaku es un símbolo de resistencia”

PATRICIA GUALINGAFotografías: Salgado Alban-Mli.


“ Tantas veces nos dijeron que no podíamos luchar, que la lucha con empresas transnacionales era muy complicada porque están en el mundo y tienen redes en todo el planeta, pero nosotros logramos dar esa pequeña luz de esperanza para otros pueblos indígenas”.

Considerada una de las mujeres más influyentes en la lucha por los derechos de los pueblos indígenas, y por la preservación de la naturaleza, Patricia Gualinga, representante de una de las comunidades más combatientes del Ecuador y del mundo, el pueblo Sarayuku, destacó en el Coloquio Mujeres Amazónicas y Ecología, organizado en Madrid por el Movimiento Católico Mundial por el Clima, y por Juventud Estudiante Católica. Los diferentes temas relacionados con su lucha y la de su pueblo en pro de los derechos indígenas, y por el respeto a la Amazonía y a la naturaleza, generó gran expectativa entre el público asistente al evento.PATRICIA GUALINGA


PATRICIA GUALINGA


PATRICIA GUALINGA


Patricia comenzó el coloquio describiendo Sarayaku, un pueblo kiwchua indígena amazónico de 1350 habitantes, que se visibilizó a raíz de su lucha contra la extracción petrolífera en su territorio, y que culminó con la victoria judicial en la Corte Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), frente al Estado de Ecuador. Donde se reconoció que el país había violado el derecho a la comunidad a ser consultada, así como sus derechos a la propiedad comunal y a su identidad cultural. Una sentencia que llenó de alegría al poblado, ya que llevaban más de 10 años en una ardua lucha donde nunca se rindieron a pesar de la falta de apoyo:

“ Tantas veces nos dijeron que no podíamos luchar, que la lucha con empresas transnacionales era muy complicada porque están en el mundo y tienen redes en todo el planeta, pero nosotros logramos dar esa pequeña luz de esperanza para otros pueblos indígenas. Por eso es que Sarayaku es bastante conocido en el ámbito de derechos humanos, en la lucha de los pueblos indígenas, y por eso es que yo también soy conocida, porque apoyo todo este proceso que ha sido muy importante para nuestro pueblo”.

En toda esta lucha, Patricia destacó la figura de la mujer indígena, la cual considera la mayor víctima, en todo el proceso que se lleva a cabo contra las transnacionales petrolíferas. Las mujeres sufren abusos sexuales por parte de los propios trabajadores de estas empresas; así mismo tienen que hacer frente a la responsabilidad familiar ellas solas, cuando algunos de los hombres del poblado deciden trabajar para las mismas; y por último, sufren violencia de género por parte de estos mismos hombres que al entrar en contacto con el mundo occidental, adquieren vicios como el alcoholismo. Ante esta situación decidió formar parte del movimiento de Mujeres Amazónicas Defensoras de la Selva:

“Nacimos en el 2013, digo esto porque ahí nos hicimos visibles, un grupo de lideresas de base que fuimos desafiando al entonces presidente Correa para decirle que ahí estábamos las esposas, madres, hijas, hermanas de los dirigentes, y de la gente que también había padecido hasta ese momento. Desde entonces fuimos víctimas de juicios, de investigación… pero no había pasado a mayores aparte de que nos calumnien, nos linchen mediáticamente. Pero en el último año 6 de nosotras hemos recibido amenazas de muerte, a la última le quemaron su casa en septiembre, ya que ella vive en la ciudad era nuestro sitio de reuniones. Todo ha sido porque había apertura de rondas petroleras, todo ha sucedido porque quieren ingresar a nuestro territorio y les hemos dicho que no, que no puede estar por encima de la vida y el interés económico, que se tiene que valorar más la vida del planeta, de los seres humanos, y de todo ser viviente antes que el mercado”. PATRICIA GUALINGA


PATRICIA GUALINGA


PATRICIA GUALINGA


Sin embargo, ni siquiera estas amenazas de muerte y actos violentos, han frenado su lucha y la de su pueblo, puesto que el miedo no forma parte de su día a día:

“No me he puesto a pensar en el miedo, yo creo que cuando empezó el caso Sarayaku hace ya mucho tiempo lo perdí, en algún momento se rompió algo y traspasé el miedo. Me doy el valor diciendo que, si tengo que cumplir la misión que tengo que cumplir en esta tierra y llega un límite, pues ya habré hecho lo que tenía que hacer. Porque no somos eternos”.

Ante estos hechos que atentan contra su integridad y contra la de otras lideresas, decidieron tomar medidas y denunciaron los hechos ante la fiscalía del país, y de manera pública ante los medios de comunicación. Pero una vez más el gobierno ecuatoriano optó por una postura de pasividad ante las mismas, por lo que han tenido que intervenir organizaciones internacionales como Amnistía Internacional, con el objetivo de ejercer presión y conseguir que avancen las investigaciones sobre estas amenazas.

Esta no es la primera vez que el gobierno ignora o utiliza al pueblo indígena, de hecho, ninguno de los dos presidentes que se han sucedido en el país en los últimos años, han sido capaces de garantizar la integridad y la seguridad de los diferentes pueblos indígenas que conforman el Ecuador, ni tampoco de preservar los espacios naturales sobre los que están asentados:

“El presidente Correa era un gran comunicador y un gran mentiroso, mintió a todo el mundo, todo el mundo creyó que era el mejor presidente, todo el mundo le admiró, todo el mundo le alabó…Pero cuando renunció Alberto Acosta ya nos dimos cuenta qué era lo que estaba pasando. A los pueblos indígenas también nos utilizó, era un gran estratega para destruir la organización social, ha destruido muchas organizaciones indígenas, los ha debilitado, los ha dividido, ha disuelto opositores. Lo extraño es que Correa jamás encarceló a los ricos, pero en la cárcel si estuvieron líderes indígenas, fueron perseguidos…Para mí Correa es un presidente muy hábil para mentir, un excelente comunicador, y una persona que te puede convencer a ti que le conoces, totalmente de lo contrario. Es una pena porque nosotros depositamos toda la confianza en él, luchamos para que ganara en contra de Álvaro Noboa, estuvimos en las calles haciendo campaña, y realmente cuando lo que tú apostaste, lo que tú creías que iba a ser el cambio, de repente se vuelve completamente diferente…han sido 10 años duros para el movimiento indígena, realmente terribles.

“En cuanto a Lenin es de la misma línea de Correa, que dejó poniendo ahí contra viento y marea, yo no estoy segura si ganó limpiamente en las elecciones, de hecho estoy casi segura que la gente cansada de Correa quería votar por el otro, ahí algo pasó, cosas que solo pueden pasar en Ecuador…Tiene un discurso débil, suave, no agresivo como Correa, pero sus acciones son las mismas, explotación petrolera, explotación minera, quizás no nos manda directamente a la cárcel pero tiene una persecución sutil… Realmente no se puede esperar mucho de estos gobiernos que tienen toda su apuesta en un modelo extractivo destructivo”.PATRICIA GUALINGA


 

PATRICIA GUALINGA


A parte de luchar por sus derechos, Patricia destacó que el pueblo Sarayaku está tratando de implicar a varias organizaciones e instituciones, como por ejemplo la Iglesia, para que apoyen su causa de preservar la naturaleza llevándola a un nivel superior:

“En julio tengo que presentar la propuesta de Selva Viviente al Papa Francisco. ¿Qué es Selva Viviente? es una propuesta que nace de pueblo de Sarayaku sintetizando absolutamente todo, busca que la selva, los espacios sagrados vivientes, sean declarados y reconocidos a nivel mundial como un territorio que sea libre de extracción, pero que también es un ser vivo consciente sujeto de derecho”.

De esta forma Patricia y el pueblo Sarayaku confía en que su lucha se visibilice aún más, y que, de esta manera en un futuro la preservación del medio natural sea una prioridad y una realidad. Para ello realiza estas charlas y coloquios por el mundo, con el fin de concientizar a la sociedad del desequilibrio que se ha producido entre el ser humano y la naturaleza, que ha supuesto un alejamiento entre ambos, y la necesidad de que se restablezca esta relación. Para ello Patricia apuesta por dos colectivos principalmente:

“Yo pienso que el futuro tiene rostro de mujer y rostro de joven, porque sobre todo en el aspecto de los jóvenes ellos tienen esa inquietud de lo que está pasando. La lucha de los pueblos indígenas está dando de alguna manera ejemplo para que la gente empiece a resistir y decir esto no…Nuestra fuerza radica en que nosotros de lo que parece imposible podemos hacer una transformación”.

 

Deja un comentario